A menudo, se pasa por alto la contribución de las mujeres en el campo tecnológico y militar. Un gran paso fue dado en 1942, cuando las primeras computadoras dependían enormemente de la eficiencia de las instrucciones dadas por humanos, y la amenaza de la guerra inició la contratación masiva de mujeres para cubrir la falta de obreros. Tristemente, en esta época el trabajo femenino también era infravalorado y extrademandante subpagado.

Un equipo de especialistas en matemáticas fue contratado para formar parte de una investigación secreta destinada al ejército de Estados Unidos. Hablamos de las Top Secret Rosies, las programadoras de la Segunda Guerra Mundial y su papel en el desarrollo del ENIAC (siglas en inglés de Electronic Numerical Integrator and Computer), el primer ordenador digital, programable, electrónico y de propósito general, que empezó funciones en 1945.

Contexto histórico: la mujer estadounidense en la Segunda Guerra Mundial

El domingo 7 de diciembre de 1941, a tempranas horas de la ma√Īana, ocurri√≥ un suceso que cambiar√≠a por completo la posici√≥n de Estados Unidos en la guerra que asolaba a Europa. La prensa pronto comunicar√≠a el ataque sorpresa a la base naval estadounidense en Pearl Harbor, Haw√°i. No hab√≠a vuelta atr√°s, los hombres dejar√≠an sus puestos de trabajo convencionales y se unir√≠an al cuerpo militar.

¬ŅPor qu√© revisitamos este episodio? Pues porque est√° √≠ntimamente conectado con los inicios de las Top Secret Rosies. Ante la p√©rdida masiva de mano de obra, ¬Ņqui√©n iba a encargarse de las tareas que quedaban desatendidas en la naci√≥n? As√≠ fue como naci√≥ el icono cultural ‚ÄúRosie, la remachadora‚ÄĚ, una campa√Īa usada para reclutar mujeres para trabajar en f√°bricas y astilleros, encargadas muchas veces de producir municiones y suministros de guerra.

Un icono que dar√≠a la vuelta al mundo y empezar√≠a a empoderar mujeres en Australia y Reino Unido. A d√≠a de hoy, ‚ÄúRosie, la remachadora‚ÄĚ sigue siendo s√≠mbolo del feminismo y del despertar econ√≥mico-laboral para las mujeres.

Rosie, la remachadora en el arte de J. Howard Miller, "We Can Do It!" (¬°Podemos Hacerlo!)

Este movimiento fue de la mano con el programa militar secreto de 1942: reclutaron al menos 80 mujeres matem√°ticas para la guerra. Aun as√≠, estas mujeres no se encargar√≠an de fabricar las armas, sino de ser ‚Äúordenadores humanos‚ÄĚ. ¬°Qu√© suerte tuvieron en su b√ļsqueda! En la d√©cada de los 40, exist√≠an mujeres excepcionales con carreras universitarias en ciencias.

Mientras ‚Äúlas Rosies‚ÄĚ creaban las balas, las ‚ÄúTop Secret Rosies‚ÄĚ hac√≠an complejos c√°lculos para que cada tiro fuera preciso. Desde el bombardeo de la Europa del Eje hasta los asaltos a los bastiones japoneses, las mujeres trabajaron sin descanso seis d√≠as a la semana, creando tablas de bal√≠stica que resultaron cruciales para el √©xito de los Aliados.

Las matem√°ticas se encargaron de la mayor parte de la programaci√≥n del ENIAC, realizando un importante trabajo de desarrollo para su uso, optimizaci√≥n y mantenimiento. El ordenador fue construido en secreto en la Universidad de Pensilvania bajo el nombre en c√≥digo ‚ÄúProyecto PX‚ÄĚ. Cr√©enos, las computadoras de antes no se parecen en nada a las actuales, ¬°√©sta ocupaba unos 167 metros cuadrados!

Integrantes de ‚ÄúTop Secret Rosies‚ÄĚ y sus aportaciones

Aunque más de 80 mujeres fueron contratadas para ser computadoras humanas. Solo seis mujeres trabajaron directamente en el ENIAC, desarrollaron subrutinas, anidamiento y otras técnicas de programación fundamentales, y podría decirse que inventaron la disciplina de la programación de ordenadores digitales.

Adem√°s de realizar las trayectorias bal√≠sticas originales para las que fueron contratadas, las seis programadoras participaron en los c√°lculos nucleares de Los √Ālamos y, en general, ampliaron el repertorio de programaci√≥n de la m√°quina.

Jean Bartik (1924 - 2011)

Bartik fue la √ļnica licenciada en matem√°ticas de la promoci√≥n de 1945 de la Northwest Missouri State University. Fue una de las primeras programadoras inform√°ticas y form√≥ parte del equipo original de programadores del ENIAC. Desarroll√≥ el software para la m√°quina y se convirti√≥ en una defensora de las mujeres en la programaci√≥n. El 15 de febrero de 1946 se hizo una demostraci√≥n del potencial del ENIAC y Bartik coment√≥ al respecto:

El día en que ENIAC fue presentado al mundo fue uno de los días más emocionantes de mi vida. La demostración fue fabulosa. ENIAC calculaba la trayectoria más rápido de lo que tardaba la bala en viajar. Repartimos copias de los cálculos a medida que se ejecutaban. ENIAC era 1.000 veces más rápido que cualquier máquina que existiera antes de esa época. Con sus luces intermitentes, también era una máquina impresionante que ilustraba gráficamente la velocidad a la que realmente calculaba.

A pesar de que la demostraci√≥n p√ļblica fue un √©xito, la mayor√≠a de las felicitaciones fueron para los ingenieros, John Mauchly y John Eckert.

Ruth Teitelbaum (1924 - 1986)

Teitelbaum naci√≥ en El Bronx, Nueva York, el 1 de febrero de 1924. Sus padres eran inmigrantes jud√≠os procedentes de Rusia. Se licenci√≥ en Matem√°ticas en el Hunter College. Trabaj√≥ como programadora en el ENIAC y realiz√≥ importantes contribuciones en el desarrollo del software para la computadora. Despu√©s de la guerra, Ruth se traslad√≥ junto a la m√°quina a Aberdeen, Maryland, donde ense√Ī√≥ a la siguiente generaci√≥n a programar el ENIAC.

El ENIAC, Ruth Teitelbaum y Marlyn Meltzer

Marlyn Meltzer (1922 - 2008)

Meltzer nació en Filadelfia en 1922 y se graduó de Temple University en 1942. Antes de trabajar en el ENIAC, tras graduarse fue contratada por la Escuela de Ingeniería Moore para realizar cálculos meteorológicos. Mientras formó parte del equipo de programadoras del ENIAC, se destacó por su habilidad en la resolución de problemas y el desarrollo de algoritmos.

Betty Holberton (1917 - 2001)

Holberton estudi√≥ periodismo en la University of Pennsylvania, una de las pocas carreras abiertas a las mujeres en la d√©cada de 1940. Adem√°s, Betty fue v√≠ctima de ‚Äúun cl√°sico‚ÄĚ episodio de machismo: en su primer d√≠a de clases en la universidad, su profesor de matem√°ticas le pregunt√≥ si no estar√≠a mejor en casa criando ni√Īos.

Pero en su lugar, tuvo una carrera cient√≠fica impresionante y tuvo una familia sin problemas. Fue una de las primeras programadoras del ENIAC y realiz√≥ importantes contribuciones en el dise√Īo y desarrollo del software para la computadora. ¬°Holberton incluso invent√≥ los puntos de interrupci√≥n en la depuraci√≥n inform√°tica!

También podemos considerarla una de las primeras científicas de datos, ya que escribió el primer paquete de análisis estadístico, usado para el Censo de Estados Unidos de 1950.

En 1953 fue nombrada supervisora de programación avanzada en una parte del laboratorio de Matemáticas Aplicadas de la Marina en Maryland, donde permaneció hasta 1966. Holberton trabajó con John Mauchly para desarrollar el conjunto de instrucciones C-10, que se considera el prototipo de todos los lenguajes de programación modernos.

También participó en el desarrollo de los primeros estándares de los lenguajes de programación COBOL y FORTRAN con Grace Hopper.

Frances Spence (1922 - 2012)

Spence se licenció en Matemáticas y Física en 1942 de la Chestnut Hill College de Filadelfia. Allí conoció a Kathleen Antonelli, con quien después trabajaría en el primer equipo de programadoras del ENIAC. Sin ninguna de las herramientas de programación actuales, Frances se enfrentó a las dificultades de hacer funcionar el ENIAC. Las seis programadoras tenían que conducir físicamente el programa balístico utilizando alrededor de 3.000 interruptores, docenas de conmutadores y bandejas digitales para encaminar los datos y los pulsos eléctricos del programa a través de la máquina.

Betty Jean Jennings y Frances Bilas programando el ENIAC

Kathleen Antonelli (1921 - 2006)

Antonelli se licenció en Matemáticas en junio de 1942 de la Chestnut Hill College para mujeres. Durante su trabajo programando el ENIAC, se le atribuye la invención de la subrutina, cuando Antonelli propuso la idea para resolver el problema de que los circuitos lógicos no tenían capacidad suficiente para calcular algunas trayectorias.

Desarrolló el primer programa almacenado en la historia de las computadoras, cuando el ENIAC ya no era necesario para un propósito bélico. En 1947, Antonelli fue trasladada al Laboratorio de Investigación Balística de Aberdeen Proving Ground junto con el ENIAC, Ruth Teitelbaum y Frances Spence.

En a√Īos posteriores de su carrera, Antonelli trabaj√≥ en el dise√Īo del software de ordenadores posteriores, como los BINAC y UNIVAC I.

Mujeres programadoras de la historia

El trabajo de este sexteto de mujeres era tan especializado, que no pudieron ser reemplazadas por hombres una vez terminada la guerra.

A pesar de todo, la gran labor de estas mujeres no obtuvo el reconocimiento que se merec√≠a hasta 1997, a√Īo en el que por fin pasaron a formar parte del Women in Technology International Hall of Fame.

Ada Lovelace, la primera programadora de la historia, se hubiese quitado el sombrero ante el poder√≠o del ordenador ENIAC, pero creemos que hubiese sentido a√ļn m√°s fascinaci√≥n y orgullo por el papel que desempe√Ī√≥ el sexteto de mujeres en el desenlace de la guerra m√°s devastadora para la humanidad.

Si crees que la historia de las Top Secret Rosies se parece mucho a la trama de la pel√≠cula Hidden Figures (2016), no es coincidencia. Muchas mujeres desempe√Īaron importantes funciones en momentos clave de nuestra historia, pero no fueron reconocidas por sus aportaciones, sino hasta muchos a√Īos despu√©s.

Adem√°s, ¬°las Top Secret Rosies no tuvieron un recuento audiovisual hasta 2010! Cuando un documental fue estrenado en el canal de televisi√≥n p√ļblica estadounidense PBS.

Por eso, en pleno siglo XXI, es sumamente importante darle crédito a las grandes contribuciones a la programación y la tecnología de autoría femenina. Por ejemplo, Mary Jackson, Dorothy Vaughan y Katherine Johnson, matemáticas que trabajaron en la NASA; Anita Borg, quien dedicó su carrera a la equidad de género en el sector.

Industria tecnológica: código, no género

Poco a poco, estamos mejorando la presencia de la mujer en el sector TIC. Nuestra mayor preocupación es que la mujeres sientan pasión y apoyo para cursar carreras en ciencias y tecnología.

Un perfil que quiera dedicarse a las profesiones tech requiere de habilidades tales como la comunicación interpersonal, altos niveles de empatía, pensamiento creativo o capacidad de resolución. Ninguna de estas competencias tiene género, ¡por lo que cualquier persona puede aprender a programar!

En HACK A BOSS creemos firmemente que el futuro del sector TIC no es masculino ni femenino, sino humano. Nuestra raz√≥n de ser es formar a profesionales que lideren el cambio. As√≠ que, si quieres ser parte del desarrollo tecnol√≥gico de hoy y de ma√Īana, nuestro bootcamp de programaci√≥n web y curso intensivo de data science & inteligencia artificial son una apuesta segura. ¬ŅAceptas el reto?