Los bootcamps se han convertido en los últimos años en una de las opciones preferidas de millones de profesionales para formarse en tecnologías que incrementen su empleabilidad y les doten del conocimiento y las herramientas necesarias para reciclarse en su actual puesto de trabajo.

También son el primer paso para quienes buscan dar un giro completo a sus carreras y adentrarse por primera vez en la industria tecnológica, donde la necesidad de encontrar perfiles aptos es el principal quebradero de cabeza para los departamentos de recursos humanos de las empresas.

Debido al prometedor futuro del sector tecnológico, así como el hecho de que los sueldos y las condiciones de trabajo en este son mejores (en comparación con otros sectores y con el salario medio mensual bruto en España), ha hecho que muchísimas personas se planteen aventurarse en una de estas formaciones intensivas. Sin embargo, aquellas que trabajan pueden preguntarse si es compatible hacer un bootcamp al mismo tiempo que cumplen con sus obligaciones laborales. Te contamos qué debes tener en cuenta antes de tomar una decisión y ofrecemos algunos consejos.

¿Cómo funcionan los bootcamps?

Un bootcamp es una formación intensiva en la que el alumnado estudiará, practicará e interiorizará todos los conceptos básicos de un determinado campo de conocimiento en muy poco tiempo. El objetivo de un bootcamp es convertir a sus estudiantes en perfiles aptos para comenzar a trabajar en las empresas.

En HACK A BOSS, los bootcamps se imparten pensando en los conocimientos tecnológicos que se usan en el mundo laboral actual. Cualquier persona con interés y disciplina puede completar su formación en programación web o especializarse en ciencia de datos en tan solo unos meses.

Dicho esto, la intensidad con la que se aprende y avanza en el programa académico requiere un esfuerzo extra por parte del alumnado, quienes deben dedicar tiempo para reforzar los conceptos vistos en clase, a través de las herramientas de apoyo disponibles de manera remota y accesibles en cualquier momento.

Consejos para compaginar trabajo y estudio

Conociendo los desafíos más comunes, es momento de presentarte algunas estrategias que puedes implementar para conseguir tu objetivo de crecimiento profesional por medio de un bootcamp.

1. Organiza tu calendario: horas de estudio y trabajo

Si actualmente estás trabajando y te planteas hacer un bootcamp, la respuesta corta es que es perfectamente posible compaginar ambas cosas. Sin embargo, deberás tener en cuenta que mientras estés formándote, tendrás que esforzarte al máximo para tener éxito en tus estudios y en tu trabajo.

Una recomendación general es crear un calendario personalizado, que incluya tanto los horarios de trabajo (si aplica, junto al tiempo que toma el transporte) como los de las clases del bootcamp.

Un cuaderno con un calendario para organizar horas de estudio y de trabajo

Esto es fácil de compatibilizar, pues los bootcamps suelen impartirse en horario de tarde, haciendo posible que las y los profesionales ajusten su jornada laboral para enlazar el fin del día de trabajo con el inicio de las lecciones. El hecho de que muchos bootcamps pueden hacerse en remoto desde casa, como es nuestro caso, es sin duda una gran ventaja en este sentido.

2. En serio, ¡mantén una buena gestión del tiempo!

Uno de los principales desafíos es encontrar tiempo suficiente para dedicar al bootcamp mientras se mantiene un trabajo de jornada completa. Los bootcamps suelen requerir un compromiso significativo, con clases diarias, tareas y proyectos. Esto puede resultar en largas jornadas de trabajo y estudio, lo que puede ser agotador.

Considera usar la Matriz de Eisenhower para organizarte y priorizar tus tareas, dividiéndolas por su nivel de urgencia e importancia.

Ejemplo de cómo funciona la Matriz de Eisenhower

3. Ten metas realistas y mantén una actitud positiva

Compaginar estudios y trabajo no es tarea sencilla, y afirmar lo contrario sería engañarse. Debes tener en cuenta que durante el bootcamp, si realmente quieres sacar el máximo provecho de esta formación, deberás dedicar parte de tu tiempo libre después del trabajo a asistir a las clases o a realizar ejercicios de apoyo. Es necesario mantener una actitud positiva y aprovechar el tiempo al máximo para recoger los frutos de tu dedicación en pocos meses.

Define metas realistas tanto en tu trabajo como en el bootcamp. Reconoce tus límites y no te exijas más de la cuenta. Establece expectativas claras y sigue tu planificación.

Sea como fuere, conviene no dejar de lado el aspecto personal y tratar de encontrar algunos momentos de desconexión durante el día. La salud mental es un aspecto fundamental para no caer en el temido síndrome del burnout. Descansar y pasar algo de tiempo con la familia o realizando alguna actividad que te guste, impactará positivamente en tus niveles de estrés y capacidad de concentración tanto en tu trabajo como en el bootcamp.

La metodología learning by doing te permitirá empezar a enviar currículums a las empresas que busquen perfiles como el tuyo en un menor plazo de tiempo que otro tipo de formaciones, como un grado o un máster.

4. Flexibiliza tu horario de trabajo temporalmente (si puedes)

Una alternativa que podría ayudarte a compaginar tu trabajo con el estudio de un bootcamp es pedirle a tu empresa que, siempre y cuando puedas permitírtelo a nivel económico, flexibilizase temporalmente tu jornada laboral aplicando una reducción de la misma. Esto podría proporcionarte un extra de tiempo disponible para centrarte gran parte del día en asistir a las clases y a trabajar los conceptos estudiados en el aula durante tu tiempo libre.

Desgraciadamente, debido a las necesidades de cada persona, puede que esta opción no sea viable para aquellos que no pueden prescindir de un porcentaje de su sueldo, ni siquiera de manera temporal. No obstante, si ese no es tu caso, es una vía a tener muy en cuenta, siempre que tu compañía te lo permita.

Esto es especialmente factible si piensas estudiar un bootcamp que complemente las habilidades que necesitas para desempeñarte mejor en tu puesto de trabajo, pues en tal caso será más fácil que tu empresa acceda a tu petición de manera temporal.

5. Aprovecha tu red de apoyo

Para tener éxito en un bootcamp es necesario esforzarse al máximo, pero también es cierto que en momentos de agobio o frustración ante una tarea, es importante que tu comunidad esté ahí para apoyarte. Aprovecha la ayuda de amistades y familiares. Pueden ayudarte con las responsabilidades cotidianas para que tengas más tiempo para estudiar.

Dentro de la formación del bootcamp, la labor del equipo docente y del equipo de desarrollo profesional es fundamental en estos casos. Estos podrán brindarte un repaso de los contenidos o simplemente escucharte y ayudarte a gestionar cualquier inconveniente, si es lo que necesitas.

Necesitarás el apoyo de un profesorado empático e implicado. Considera contactar con el alumnado graduado a través de redes como LinkedIn y conocer de primera mano cómo fue el trato que recibieron durante las clases y fuera de ellas.

Aprovéchate de las tutorías que estén a tu disposición, y no te preocupes de aspectos tan irrelevantes como si tus dudas son “obvias” o no. No existen preguntas estúpidas, y aclarar conceptos que no has terminado de asimilar en clase durante una tutoría personalizada puede determinar el éxito o el fracaso de tu paso por un bootcamp.

En estas formaciones intensivas, quedarse atrás puede significar no tener tiempo de recuperar el conocimiento perdido.

Asimismo, no olvides apoyarte en el hombro de tus colegas de estudio. Haz uso de las plataformas que tengas a tu disposición para conectar con tus compis y compartir dudas. Descubrirás que, en ocasiones, podrás ser tú quien ayude a alguien a aclararlas. “Hoy por ti, mañana por mí”. Además, seguro que hasta harás amistades, lo cual será de gran ayuda a la hora de encarar los proyectos en equipo y fortalecer tu red de contactos profesionales.

A qué bootcamp apuntarme

No cabe duda de que estudiar un bootcamp y trabajar al mismo tiempo no es una tarea sencilla, pero es perfectamente posible. Compaginar ambas cosas exige una planificación detallada de tu día a día y un esfuerzo añadido que pondrá a prueba tu capacidad de organización.

Sin embargo, como has podido comprobar, sí es posible finalizar un bootcamp con éxito. Más de 1.100 personas han pasado por HACK A BOSS y lo han logrado, ¡tú no serás la excepción!

Al fin y al cabo, independientemente de si te formas para cambiar de trabajo, como si lo haces para reciclarte en tu puesto actual, hacer un bootcamp tiene una serie de ventajas que bien merecen la pena el esfuerzo.

Si tienes dudas sobre los programas formativos que ofrece HACK A BOSS, no dudes en contactar con nuestro equipo de admisiones a través del formulario que encontrarás aquí abajo. ⤵️